no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas prostitutas guerra

Gregory Pincus; investigación que hizo posible la creación de la píldora anticonceptiva y que salió al mercado en , la misma que cambiaría para siempre la vida de millones de mujeres y estoy segura que también cambió la vida de la sra. Rendón; aunque ella no sea consciente de ello.

Mujeres feministas han existido siempre, desde Diotima de Mantinea, sacerdotisa y filósofa, maestra de Sócrates, o Aspasia de Alejandría, pasando por la emperatriz Teodora o por Hildegarda de Bingen o por Eloísa o por Sor Juana Inés de la Cruz.

Y si bien la revolución sexual de los años 60 y 70 del siglo XX fue posible gracias a la píldora anticonceptiva, solemos pasar por alto la otra revolución que influye en el día a día, la conquista del sufragio femenino, así como la Revolución Industrial y el derecho a la educación.

Los derechos inalienables como ciudadanas solo fue posible hacerlos valer después de llevar a cabo luchas de gran magnitud. La primera en reivindicarlo fue la francesa Olimpia de Gouges La lucha por el derecho al voto si bien fue notoria en las clases burguesas francesas, no lo fue en las clases populares.

La clase obrera no participó y en los campos simplemente ni se hablaba de ello. Afortunadamente había voces masculinas que ya profundizaban en la importancia de la inclusión de la mujer; me refiero a Federico Engels y Carlos Marx , quienes proclamaban que la emancipación de la clase obrera tenía que ir acompañada de la emancipación de la mujer y de su independencia económica. Anthony y Elizabeth Cady Stanton Otra sufragista importante fue Alice Paul , una de las primeras mujeres en asistir a la universidad.

Estudió sociología en la Universidad de Pensilvania y luego viajó a Londres para hacer un doctorado en economía y ciencias políticas. Fue una gran defensora del sufragio femenino y en fundó el Partido de Mujeres NWP, por sus siglas en inglés. Luchó por incluir en la Constitución de , una enmienda para que el derecho a la igualdad de la mujer, frente a los derechos del hombre, fuese aprobada. Se cebaron con ellas. Era una terrible humillación para las mujeres las mutilaciones de sus cuerpos.

Hay una parte del sistema de lucha y de la moral de lucha que nunca paró. Ese germen pudo conectarse con otro tipo de mujeres que no habían padecido directamente la represión pero que eran mujeres intelectuales y de las clases populares que habían accedido al mundo del trabajo o a la universidad. Todo ello confluye en los años 70, en el tardofranquismo y sobre todo en la transición, donde se junta un movimiento de base con un movimiento de mujeres jóvenes que ya eran veteranas que se mezclaron ocasionando una tremenda eclosión del feminismo a partir de mediados de los No hay una linealidad de un sector de mujeres que podría vivir de esa forma.

Creo y espero que esa continuidad se haya roto. No creo que por muy tradicionales que se comporten las mujeres politizadas de la derecha, sean unas mujeres que lo que reivindiquen sea la vuelta al hogar.

Otra cosa es que sí serían mujeres para quienes lo primero es el hogar y la familia, y nosotras en cuanto a sujetos individuales vamos después. No lo expresan así pero eso sí que puede que pase. No creo que ellas se vean de esa forma, aunque siempre es posible un doble discurso: No hay una continuidad estricta del modelo del régimen franquista pero sí que hay matices importantes entre los modelos que se propugnan desde un sector y otro.

Esa fue una enorme pérdida y no sólo para las mujeres pero desde luego para nosotras , a la hora de poder reconstruir y avanzar en las luchas, los movimientos y las reivindicaciones. Tratemos de que no siga sucediendo y por tanto consolidemos nuestra historia, porque sin ella, mal construimos el futuro.

Los estudios de la academia feminista resultan clave para comprender la dictadura franquista. Se publica en un momento en el que parece asomarse en España el fantasma de un pasado que nunca terminó de cicatrizar porque nunca se lo terminó de sacar a la luz ni de rendir cuentas con él.

La compilación cubre una minuciosa sistematización de investigaciones dispersas hasta ahora y dos aspectos la abarcan, la reconstrucción de la vida y el discurso de las mujeres que amaron a otras mujeres y su otra cara de la sexualidad femenina, la de aquellas a las que se les negaba cualquier posibilidad de deseo sexual fuera del matrimonio.

Por otro lado, en esta sociología de la sexualidad desplegada, el estudio desengrana el funcionamiento de esas sexualidades no normativizadas y los modelos de la sexualidad femenina durante el régimen. Nos encontramos con las monjas, las lesbianas, las amas de casa, las prostitutas También la persecución sufrida por las mujeres transexuales.

Muchas mujeres occidentales en la década de pensaban que esto no estaba tratando a hombres y mujeres por igual y que las mujeres deberían hacer cualquier trabajo que fuesen capaces de hacer, tanto si estaban casadas o no. Consecuentemente, se exigió a muchas mujeres volver al trabajo tras el nacimiento de sus hijos, sin embargo a menudo siguen el papel de " ama de casa " dentro de la familia. En otras familias, todavía existe la idea tradicional de que el trabajo doméstico es sólo trabajo de la mujer, por lo que cuando una pareja llega a casa del trabajo, es sólo la mujer quien trabaja en la casa, mientras que el hombre descansa después de su jornada de trabajo.

De Wikipedia, la enciclopedia libre. Necesario, liberar a la mujer de la carga del trabajo doméstico. La Jornada , p. Consultado 23 julio de Ocupaciones Amas de casa. Artículos que necesitan referencias Wikipedia: Espacios de nombres Artículo Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial. En otros proyectos Wikimedia Commons. Al usar este sitio, usted acepta nuestros términos de uso y nuestra política de privacidad.

0 comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *